Historia

Junax surgió con un grupo de 4 jóvenes hombres y mujeres de diferentes estados del país que se acercaron a los pueblos indígenas de Chiapas viviendo y participando en caravanas, campamentos y trabajando dentro de las comunidades a partir del levantamiento armado del EZLN en 1994.

Acontecimiento que marcó una nueva etapa en la historia actual del país, en la cual nació el compromiso de participar en respuesta al llamado que hicieron los pueblos indígenas a la sociedad civil en el momento en que las fuerzas del gobierno lanzaban una campaña violenta de militarización, desinformación y hostigamiento en contra de las comunidades indígenas de Chiapas.

De esta experiencia nace el propósito de crear un plan de trabajo directo para y con las comunidades indígenas; mismo que se consolido con la aceptación, participación y esfuerzo de las comunidades en resistencia de la Zona Norte del Estado, a través de los diferentes proyectos como: salud sexual y reproductiva, elaboración de pan, velas y sastrería. Así se empezó a trabajar con ellos-as, en vías de mejorar su economía, fortalecer a las familias, evitar la dependencia y fomentar la autosuficiencia.

Fue hasta 1999, que una de l@s voluntari@s-fundador@s consiguió los fondos suficientes para iniciar con la casa de alojamiento JUNAX. Más adelante, otro de l@s fundador@s, contactó a la fundación SEVA, la cual apoyó económicamente hasta el 2006 cuando se logró la autosuficiencia y constitución de la A.C.

Al inicio, el grupo fundador junto con la ayuda de 4 voluntarios acompañó a las comunidades en la construcción de servicios básicos (caminos, electricidad, agua potable, etc.). Así también, en este periodo, JUNAX comienza a formar la red de vinculación y enlace de voluntari@s con las primeras organizaciones sociales.

Una parte del equipo responsable se encargaba de la administración y el mantenimiento del centro, mientras que otros daban capacitación a los voluntari@s y seguimiento a los proyectos que se formularon con las comunidades indígenas.

Al finalizar el periodo de acompañamiento con los talleres en estas comunidades (2002-2006), se logró reforzar la capacidad organizativa e individual de las mujeres en las comunidades consiguiendo mayor autonomía económica y social, tanto para ellas como para sus comunidades enteras, constituyéndose en cooperativas.

En el 2003, el grupo fundador transfiere el encargo del Centro a 3 voluntarias, por incursionar nuevos caminos en sus vidas. En la actualidad, la gestión del proyecto está constituida por 2 de ellas únicamente, motivo por el cual se suspendieron los talleres de acompañamiento a las comunidades en resistencia; sin embargo, se aumentó a 36 la red de organizaciones sociales apoyadas y desde entonces han pasado aproximadamente 8,000 voluntarios por JUNAX.